Portraits de Luna Tristá

Invitación Luna Trista_v5

Luna Tristá

La Habana, 1980

Dentro del Festival Nacional Miradas de Mujeres, Galería La Real presenta a la fotógrafa cubana Luna Tristá. Inauguración sábado 2 de mayo. Exposición hasta el 30 de mayo.

No busca la perfección, sino la constante e infatigable conquista de sus monstruos. La oscuridad al mismo tiempo es la belleza que seduce.

La búsqueda artística de Luna Tristá la lleva a descubrir seres anónimos con una fuerte personalidad. Éstos conforman su ideal de belleza. El camino que emprende con cada obra, se traduce en un proceso de reconocimiento, ya que a través de sus rostros se encuentra a si misma, ellos son el espejo de su alma, ellos perfilan sus pensamientos, miedos e incertidumbres.

El blanco y negro son la base de su trabajo fotográfico, se propone con la utilización de esta técnica la recuperación y reconstrucción del pasado. Un pasado decadente, un pasado cargado de recuerdos, no siempre agradables aunque si revelador, esclarecedor.

El uso del color en sus fotografías surge de un proceso bastante reciente. Este cambio estilístico se debe al descubrimiento de la fuerza del color, el cual le permite ahondar en el mundo de las mujeres que retrata de una manera mucho más irónica, cambiando el sentido a través de un juego con los espacios y las formas.

Su fetiche es la mujer, ella es el centro de su obra. Mujeres en la intimidad, mujeres que caminan libres y a la vez presas sobre la delgada línea que separa la cotidianidad de lo sublime. Mujeres desesperadas en la ardua búsqueda de sí mismas que se detienen ante su objetivo y se muestran sin recelos. Mujeres atrapadas en sus fotografías que nos invitan a todos en este viaje iniciático.

El silencio, las sombras pronunciadas, el sexo, la imperfección en general, las mujeres, todo esto forman parte de su inspiración. Belleza en estado puro.

Santa Maria (2009)

Portraits. Individual de fotografía de Luna Tristá.

Anuncios

Tactelgraphics

Tactelgraphics es un equipo multidisciplinar afincado en Valencia, integrado por Ismael Chappaz y Juanma Menero,
Mediante sus imágenes exploran un universo onírico poblado de impresiones multicolores, visiones furtivas y recuerdos selectivos. Utilizan una amplia gama de recursos formales a la vez que se mueven por registros estéticos muy dispares, aplicando a cada idea un soporte específico.

El proyecto Somewhere Over Summer (S.O.S) parte de la serie La Piscine realizada en invierno 2010. La Piscine surge del visionado de dos films franceses de distintas épocas que transcurren alrededor de una piscina: La Piscine de Jacques Deray (1969) y Swimming Pool de François Ozon (2003). La imagen de la piscina abandonada por el invierno lleva implícita multitud de historias: desde el entretenimiento hasta la fatalidad.

Los diferentes espacios que se muestran en el proyecto Somewhere Over Summer (S.O.S) son interpretados como no-lugares, lugares de transitoriedad que no tienen suficiente importancia para ser considerados como “lugares”. Paisajes desérticos y olvidados de la infancia. Vestigios de la decadencia de la pequeña burguesía de la transición: espacios de recreo todavía en uso que recuerdan a los paisajes trazados por el cineasta Giorgos Lanthimos en su Opera Prima, Canino (2009).

La independencia es un rasgo de carácter y también una manera de viajar al propio ritmo, según las preferencias de cada uno; construid vuestro viaje.” (Anuncio citado por Gilles Lipovetsky en su ensayo sobre el individualismo contemporáneo, L ́Ère du vide, 1983)

Tactelgraphics llegan a Palma de la mano de Galería La Real para presentar S.O.S que se conforma por distintos planos: La Piscine, Le Chemin, L’Héritage, Le Court de Tennis, Jeu de Paume y Le Parasol, todos ellos realizados a partir de fotografías y vinilos adhesivos con formas geométricas sobre metacrilato, cuya sombra sobre las imágenes provoca mayor bidimensionalidad a las obras.

Chappaz y Menero superponen a las imágenes formas geométricas realizadas en vinilo, que actúan a modo de trama, de filtro que turbia la razón, para evidenciar la forma en que la memoria y las emociones interfieren en nuestra percepción de los acontecimientos y en nuestra capacidad para procesar e interpretar la información encriptada que construye el relato social. Un relato del que nosotros, nuestras vidas, forman parte desde la autonomía de nuestras decisiones, a partir de la intensidad con la que deseemos que se produzcan cambios y nuestra capacidad para traducir esos deseos en verdaderas potencialidades. José Luis Pérez Pont. Comisario y crítico de arte.